Archivos: Mar 2016

Consejos técnicos para mejorar tu fotografía de perfil

Los consejos que hemos visto en el post anterior de cómo mejorar tu fotografía en tu currículum están bien, pero si no sabes ni siquiera cómo hacer la foto, ¡mal empezamos! Unas recomendaciones que te ayudarán si sabes manejar un poco la cámara son:

Pon la cámara en un trípode o apóyala bien, no hay nada peor que una foto movida.

Trabaja con un teleobjetivo, de 70 a 200 mm. será la mejor focal. Con el objetivo cerca de ti y en angular se distorsiona mucho la cara, es mejor que la cámara se aleje físicamente y se acerque a ti con el zoom: mantendrás las proporciones de tu rostro.

La iluminación ha de ser suave e iluminar ¾ partes de tu cara, así tendrás volumen en el rostro y brillo en ambos ojos. Si además esa luz llega a tu rostro un poco picada desde arriba, mejor: la sombra de la nariz quedará más natural. No creas que es tan complicado, a veces acercarte a una ventana un día soleado con un visillo blanco puede ser suficiente para conseguir una iluminación suave y suficiente (pero si lo haces, ¡cuida el fondo!)

No utilices el modo automático de la cámara, sobre todo si estás en interiores porque es probable que esta utilice el flash o suba demasiado la sensibilidad ISO. Si no te atreves con el modo Manual “M”; el modo Progama “P” lo traen la mayoría de cámaras y es una forma de hacer la fotografía de manera semiautomática pero controlando la cámara.
Consejos técnicos para mejorar tu fotografía de perfil

Normalmente a estas fotografías es mejor darle un poco más de luz que menos. Para ello si no sabes cómo hacerlo con tu cámara, busca un dibujo de un cuadrado con un símbolo “+” y otro “-“ dentro del mismo; ahí podrás darle un poco más de luz a la fotografía (sobrexposición).

Si sabes manejar la cámara, abre el diafragma para ayudar a que entre la luz y conseguir difuminar mejor el fondo al perder profundidad de campo.

Si ves que los colores adquieren una dominante un poco forzada (normalmente a tonos cálidos o fríos) corrige este defecto poniendo en la cámara el balance de blancos -WB- que corresponda con la luz bajo la cual estás haciendo la fotografía. Es muy sencillo, para ello sólo tendrás que escoger el icono dentro del símbolo WB que corresponda con la fuente de luz que hay y comprobar si queda mejor que con el balance de blancos en automático.

Si estás en un interior, para evitar que la fotografía quede movida u oscura (subexpuesta) será conveniente subir la ISO. Hasta 400 la mayor parte de las cámaras conservan bien la calidad e incluso 800 ó 1600 en las más modernas. Date cuenta que al final tampoco vas a ampliar la fotografía en exceso, que es cuando más percibirías la pérdida de definición.

Aunque ya lo comentamos en el primer post, te desaconsejamos que utilices el flash de cámara: aplana la imagen y genera brillos en el rostro muy poco favorecedores.

Si ni tú ni nadie de tu entorno sois expertos en la materia, no descartes la posibilidad de acercarte a un estudio de fotografía y en media hora saldrás con unas cuantas tomas de bastante calidad.

Herramientas para retocar tus fotografías

Ahora que ya tenemos la fotografía casi perfecta, llega el momento de editarla un poco.

No te hagas un lifting ni abuses de Photoshop, pero muchas veces una ligera mejora de la fotografía también puede ayudar. Sobre todo para mejorar la luz, el color y por qué no, quitarte esa imperfección que tenías en la cara y que salió en el peor momento posible.

En el ordenador

Además de los conocidos Adobe Photoshop y la versión parecida y gratuita Gimp, hay otros programas más sencillos de utilizar y con los que puedes conseguir resultados más que satisfactorios.

Photoscape Es un programa muy sencillo de utilizar, donde podrás mejorar mucho la fotografía de una manera cómoda ¡y gratuita!

Picasa Este programa es de Google y su manejo es muy intuitivo. Además de editar tus fotografías, podrás catalogarlas y publicarlas.

Lunapic Si no quieres bajarte ningún programa, también puedes utilizar Lunapic, donde desde la propia página podrás cargar, editar y guardar la fotografía.

Desde tu Smartphone

Si lo que quieres es retocar tu fotografía con el teléfono móvil, aunque no te lo recomendamos, todos los teléfonos denominados inteligentes tienen herramientas desde el menú editar del álbum de fotografías muy sencillas de utilizar para recortar la imagen, mejorar la luz y el color de la misma.

Si prefieres algo más avanzado; existen aplicaciones que te puedes bajar y con las que puedes retocar tus fotografías como Snapseed o Photo Editor con las que conseguirás entretenerte más y conseguir una imagen más interesante ¡sin pasarte! La utilización de filtros creativos en una fotografía para tu currículum o perfil profesional no te lo recomendamos.

Confiamos en que estos consejos te ayuden a mejorar tu fotografía y transmitas una sensación de confianza y cercanía, algo que todas las empresas buscan además de las fantásticas aptitudes que ya tienes.

 

SantiGarciaSanti García, profesor de fotografía de EFMAD (@gondebel)

www.cursodefoto.com

Cómo mejorar tu fotografía de perfil

Se dice que no somos tan feos como en nuestra fotografía de DNI ni tan guapos como nos ven nuestras madres y abuelas. Sea como fuere y aunque sabemos que la imagen no lo es todo, sí es importante que a la hora de buscar trabajo esta refleje quien eres e inspire confianza en la empresa.

Te vamos a dar una serie de consejos para que te saques todo el partido posible.

Antes de hacerte la fotografía

El mejor consejo es que te hagas (o mejor, que te hagan) la fotografía sin prisas, en un ambiente tranquilo y lejos de las luces fuertes. Que salgas natural y sonriente es la mejor forma de que tu fotografía de perfil o CV sea todo un éxito.

Errores a evitar

Los siguientes errores son más habituales de lo que parece y no ayudan a la hora de causar una buena primera impresión, por eso evita fotografías:

Con poca o demasiada luz, donde cuesta percibir la cara.

Desenfocadas o movidas. Si es un efecto muy ligero, apenas se percibirá al mostrar la fotografía en un tamaño muy pequeño, pero mejor no te arriesgues.

Recortadas de otras imágenes donde aparezca un fondo que moleste o el hombro de un amigo. Por muy guapa/o que salieses en la boda de tu prima, mejor deja esos recuerdos en el álbum.

Muy pixeladas, donde has tenido que ampliar tanto la imagen que ni siquiera tú te reconoces.

Consejos para mejorar tu CV (II)

Tomadas utilizando el flash incorporado de la cámara: aplanarán la imagen al evitar las sombras y crearán brillos en la cara poco favorecedores.

Completamente de perfil, tomadas desde abajo o desde arriba. Recuerda que no es un selfie, y hacer así las fotos distorsiona tu imagen.

Tomadas bajo la luz del sol: producen mucho contraste y saldrás además, con el gesto muy forzado.

Dando una conferencia, hablando con un micrófono… aunque seas un gran orador, no te lo recomendamos.

No salgas con accesorios aunque tengan que ver con tu trabajo (una cámara si eres fotógrafo, un micrófono si eres periodista, un ordenador por ser informático, o sentado en una mesa de juntas…) no necesitas escudarte en nada para demostrar lo bueno que eres.

Qué debes hacer

Utiliza un fondo limpio, sencillo y claro. No tiene por qué ser blanco, pero que no distraiga la atención de lo importante ¡tú!

Si puedes, haz que ese fondo esté un poco lejos, ayudarás a que salga desenfocado y así no competirá visualmente contigo.

Utiliza ropa adecuada; de tonos neutros. El color es bueno pero nunca demasiado intenso. Es un error ponerte traje si en tu actividad no vas a utilizarlo. Una camisa sin corbata, siempre es una buena opción, una blusa sencilla…

Sonríe! No se trata de que se te vea hasta la campanilla, pero nada transmite más confianza que una sonrisa sincera y natural. ¡Que se vean los dientes! Porque si sonríes cerrando los labios quedarás muy forzado.

Si te gusta maquillarte, que este sea suave y natural. Un maquillaje muy fuerte no causa buena sensación.

Cómo posar

La expresión corporal también dice mucho de ti. Vamos a ver cómo debes colocarte frente a la cámara:

Dirige el cuerpo hacia la izquierda, ya que casi siempre en los currículum y en las imágenes de perfil de las webs, la fotografía se ubica arriba a la izquierda. De esta manera estarás dirigiendo el cuerpo hacia el interior del documento o página, consiguiendo una mayor integración.

Mira a la cámara ¡claro! pero no el cuerpo, el cual no debe estar completamente frontal a la misma. Un truco para evitarlo es adelantar un pie, así te girarás ligeramente y de forma natural. Si pones el cuerpo a 45º de la cámara, la cara a 30º y la mirada directa al objetivo; mejor todavía.

Que el encuadre de la fotografía sea un primer plano donde se vean los hombros, o de plano medio (por debajo de los codos) en encuadres más abiertos tu cara se vería demasiado pequeña y no te interesa. Deja muy poco espacio por encima de tu cabeza, así llenarás mejor el encuadre.

Inclina ligeramente la cabeza y pon la cámara a tu altura o un poco por encima de esta, perfilarás mejor el mentón.

¿Qué hago con los brazos? Desde luego no dejarlos sueltos a los lados del cuerpo. Si prefieres un encuadre de plano medio, que es donde se verán; cruzar los brazos es correcto pero haz que se vean ambas manos poniéndolas sobre los bíceps, transmitirás firmeza pero no una actitud defensiva.

Estira el cuerpo y no dejes la espalda arqueada, transmitirás mayor confianza en ti misma/o.

Puedes leer más consejos para la fotografía de tu CV o tus redes sociales en esta entrada.

 

 

SantiGarciaSanti García, profesor de fotografía de EFMAD (@gondebel)

www.cursodefoto.com

Consejos para mejorar tu currículum vitae (II)

Esta semana continuamos con la segunda mitad de los consejos para mejorar tu currículum vitae, cuya primera parte publicamos recientemente en este mismo blog:

6. INFORMACIÓN PERSONAL. Añadir tu gustos personales, hobbies, aficiones, etc. no es recomendable a menos que puedan beneficiarte claramente. Es decir, si quieres trabajar en una empresa donde sabes a ciencia cierta que existe un gusto generalizado por la práctica del deporte y tú eres deportista, es algo que puede sumar puntos. De lo contrario, no aporta nada que tu posible empleador sepa que te gusta el cine pero odias los domingos lluviosos.

7. ACTUALIZACIÓN CONSTANTE. El CV no es un documento inamovible. Acude a él con frecuencia para revisarlo, añadir
o quitar datos en función de cómo se vaya desarrollando tu carrera laboral y tu formación, actualizar, mejorar o adaptar aspectos… De esta forma estarás familiarizado con él y será una herramienta más útil.

Consejos para mejorar tu CV (II)

8. DATOS DE CONTACTO. Escribir tu dirección completa no aporta tampoco ningún valor, pero sí que indiques si resides en la ciudad donde opera la empresa a la que optas y, si es una ciudad grande, puedes incluir también el distrito o el barrio. Respecto a la otra dirección, la de correo electrónico, facilita siempre una formal, con nombre y apellido y no el mote tan gracioso por el que te conocían tus amigos en la Universidad. Este puede ser un buen lugar para incluir un enlace a tu perfil de LinkedIn. Así podrán encontrar tus referencias fácilmente.

9. OLVÍDATE DEL WORD. Igual que superamos hace mucho la presentación a mano o a máquina, lo mismo sucede con el Word. Si vas a mandar tu CV por internet, que es lo más probable, conviértelo a PDF. No correrás el riesgo de que el receptor tenga una versión diferente de Office a la tuya y se desajuste el formato, y además tardará menos tiempo en abrirse, algo que sin duda te agradecerá.

10. PONTE EN EL LUGAR DE LA EMPRESA. Para sintetizar todos los consejos anteriores, lo más útil es ponerte en el lugar de la persona que va a leer tu currículum. Si llegase a tus manos y tuvieras que darte el visto bueno o rechazarlo, ¿qué tipo de datos crees que son prescindibles? ¿de verdad pasaría tu filtro tu CV? Cuando la respuesta sincera a esta pregunta sea “sí”, estarás más cerca de tu objetivo.