Archivos: Sep 2014

La intencionalidad detrás de las preguntas de una entrevista

En cualquier entrevista de trabajo, el entrevistador desea averiguar tres cuestiones de fondo sobre el candidato: si éste puede realizar el trabajo (competencia técnica), por qué quiere el puesto (motivación) y si encaja en la organización (alineación). Y necesita identificar cuáles son las personas que tomarán responsabilidades, tendrán iniciativa y aportarán ideas.

Para diseccionar este entramado se vale de preguntas, que tienen una intencionalidad clara detrás de su formulación. Te lo mostramos a continuación algunas de ellas:

¿Cómo te ves dentro de cinco años? El entrevistador busca la pista de tus objetivos profesionales y ambiciones.
¿Por qué debería contratarte? Para chequear tu nivel de confianza en ti mismo.
¿Cuáles son tus debilidades? El entrevistador desea conocer el nivel de conocimiento de uno mismo.
Háblame sobre ti. Para chequear tu habilidad de comunicación y saber cómo te presentas a ti mismo.
Si le preguntara a tus amigos que te describieran, ¿qué dirían? La intención es entender si tú eres una persona orientada a la gente que puede hablar honesta y abiertamente sobre ellos.
Cuéntame sobre el peor jefe que hayas tenido. Para entender cuánto ha aprendido el candidato de malas experiencias anteriores con managers.
¿Por qué quieres trabajar para nuestra organización? Se quiere conocer si el candidato ha investigado sobre la compañía o no.
Háblame sobre una situación en la que fallaste. Nadie es perfecto, así que habla sinceramente de lo que aprendiste de esa situación. El entrevistador quiere hoy de ti cómo gestionaste los efectos colaterales de tu error.
Cuéntame cualquier proyecto en el que trabajaras y requiriera pensamiento analítico. El entrevistador te lo pregunta para que le demuestres tu competencia.
¿Qué libro estás leyendo actualmente? La persona está explorando tu curiosidad intelectual, tus intereses y quizás, como sintonizas con el sector o las tendencias profesionales.
Háblame sobre una situación donde tuviste que hacer frente a un dilema ético. El entrevistador busca la prueba de tu nivel ético y honestidad.
¿Por qué quieres dejar tu actual puesto? El entrevistador quiere asegurarse de que no te irías en seis meses y que estarás satisfecho en tu nuevo puesto.

Ana Castán Balmori
Departamento de Organización
Acciona Recursos Humanos

15 factores para ser más empleable

Si buscas un nuevo empleo o un cambio de orientación profesional, es importante que prestes atención a estos factores:

1. Autoestima: es importante que mantengas un adecuado nivel de autoestima y buena autopercepción de tu valor profesional.

2. Autoconocimiento personal: realiza un análisis de tus fortalezas y debilidades. ¿Qué es lo que mejor se te da hacer? ¿Y lo que menos? Busca ofertas asociadas a tus fortalezas.

3. Valoración del trabajo: por mucha o poca que tengas, pon en valor tu experiencia.

4. Atribuciones de la causa de desempleo: en caso de desempleo analiza las causas que te han llevado a ello. Aprende de experiencias pasadas para potenciar acciones de mejora en futuras.

5. Imagen personal y profesional: cuida tu imagen.

6. Adecuación profesional: si tienes una entrevista de trabajo cercana, intenta alinear los requisitos del puesto con tus fortalezas: habilidades, conocimientos, experiencia, etc.

7. Habilidades para buscar empleo: refuerza tus habilidades. Contacta con tus amigos, asiste a foros, participa y continúa formándote, mantente activo en la redes.

8. Carácter extrovertido: la extroversión es un factor que siempre ayuda en la búsqueda de empleo. Mantén siempre una actitud positiva.

9. Flexibilidad horaria: si posees flexibilidad horaria siempre será más fácil encontrar empleo. No rechaces nada que te interese por el horario. Si eres el candidato finalista siempre podrás organizarte y buscar alternativas compaginando vida profesional y personal.

10. Adaptarse a las redes sociales. Crea tu perfil en redes profesionales como Linkedin y crea tu propia red de contactos. (Lee: “Del Currículum 1.0 al 2.0”)

11. Idiomas: refuerza tus conocimientos en idiomas. Siempre se es más empleable con el dominio de un segundo o tercer idioma. (Lee “La importancia de los idiomas en la búsqueda de empleo“)

12. CV: Cuida tu Curriculum, graba un video resumiendo en un minuto tu experiencia profesional y envíalo a tu red de contactos. Los móviles permiten hoy grabar videos de calidad adecuada.

13. Técnicas básicas de entrevista: prepárate para las entrevistas de trabajo. Conoce la Compañía, la oferta, hazte preguntas y respóndete a ti mismo. Asume el papel de entrevistador.

14. Networking: cuida mucho tus redes de contacto y haz saber a todo tu círculo cercano de tu búsqueda de empleo.

15. Marca Personal: Cuida tus mensajes y tu actividad en las redes. Facebook, Linkedin, Twitter…etc. Recuerda que tu perfil digital es visible para todo el mundo y es una oportunidad para potenciar la búsqueda de empleo. (Recomendamos leer: “Identidad Digital: ¿cómo se construye?“, “Por qué potenciar tu marca personal en las redes sociales“, “Desarrolla tu propia marca personal digital“).

 

Laura Alcaraz Escribano
Departamento de Desarrollo
Acciona Recursos Humanos

La entrevista de incidentes críticos

¿Has oído hablar de la entrevista de incidentes críticos? Dentro del Departamento de RRHH, las personas encargadas de realizar procesos de selección utilizan en ocasiones esta técnica que permite obtener una información distinta a la resultante de la tradicional entrevista de selección, basada en preguntas cortas y aisladas.

¿En qué se diferencian? La entrevista de incidentes críticos utiliza una estrategia estructurada de exploración que permite conocer qué hizo el candidato, cómo lo hizo, qué sintió, alrededor de una situación real vivida en el pasado, que tiene relevancia para el puesto.

El seleccionador solicitará al candidato que explique cómo se enfrentó ante una situación determinada en el pasado.

Ejemplo: Cuéntame alguna ocasión en la que ante un conflicto de intereses dentro de tu departamento, priorizaste los diferentes objetivos del mismo.

Es importante que el seleccionador reconduzca al candidato si éste comienza a narrar una situación desde una forma verbal distinta a la primera persona.

Ejemplo: El año pasado aumentamos la facturación del departamento a través…

Lo importante aquí es detectar comportamientos y actitudes específicas del candidato y que realmente ocurrieron. Esta información nos permitirá conocer la adecuación de un profesional a un determinado puesto de trabajo.

Características:

1. Identifica comportamientos concretos que tuvieron lugar en el pasado: más fiable que la información que puedes obtener sobre situaciones futuribles del tipo: ¿cómo actuarías ante un determinado problema?

2. Persigue comparar aquellas competencias necesarias del puesto frente a las competencias reales que el candidato ha desarrollado en el pasado.

3. Tiende a eliminar sesgos subjetivos: no importa tanto la percepción de cómo lo hizo el candidato sino de qué hizo.
Por lo tanto, es importante conocer este tipo de técnica si te encuentras en proceso de búsqueda activa.

 

Miguel Ángel Rodríguez Molina
Departamento de Formación Corporativa
Acciona Recursos Humanos

Cómo combatir el síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional, comúnmente conocido como depresión postvacacional, se refiere a ese periodo de desánimo por el que numerosas personas pasan en el momento de terminar el periodo estival y reincorporarse a sus puestos de trabajo. Aunque no existe una teoría clara al respecto, se trata de un proceso que se pone de manifiesto con síntomas como sensación de apatía, cansancio, sentimientos de tristeza, irritabilidad, ansiedad, insomnio, etc.

Algunos consejos para combatirlo:

– Programar el regreso con tiempo. Regresar un par de días o tres antes de comenzar a trabajar con el objetivo de ir adaptando horarios y empezar a retomar rutinas poco a poco.

– Respetar las horas de sueño.

– Abordar las actividades laborales de forma progresiva. Se recomienda intentar ir asumiendo las responsabilidades progresivamente, tomarse unos días de adaptación antes de retomar las riendas del trabajo al ritmo habitual.

– Marcarse nuevos retos. Reflexionar sobre el trabajo, marcarse proyectos y nuevos objetivos a alcanzar hará que acudas a tu trabajo con mayor grado de ilusión, motivación e implicación.

– Adoptar una actitud positiva en general, valorando detalles sencillos que nos ayudan a tomar conciencia de todo lo bueno que nos rodea dentro y fuera del ámbito laboral.

– Hacer deporte, pues practicar deporte de manera regular es bueno, no sólo para la salud, sino también para combatir el estrés.

– Divertirse. Conciliación entre vida laboral y personal. Es importarte organizarse y sacar tiempo en el día para uno mismo y las cosas que nos gusta hacer. Las aficiones también ayudan a combatir la ansiedad y el estrés.

 

María Corces Reyes
Departamento de Selección ACCIONA S.A.