Archivos: Abr 2013

Las preguntas más usadas por los entrevistadores ¿Cómo afrontarlas con éxito? (3ª Parte)

En este tercer y último post sobre las preguntas más usadas por los entrevistadores, vamos a centrarnos en aquellas que buscan información sobre la visión de futuro del candidato.

¿Por qué piensas que serás bueno en este puesto?

Subraya tus conocimientos, habilidades y experiencias que destaquen acorde a los requerimientos del puesto para el cual estás siendo entrevistado. Demuestra que tienes todo lo que se necesita para ser el mejor candidato.

¿Cuánto tiempo esperas trabajar con nosotros?

No seas muy específico dando un periodo de tiempo exacto. Puedes dar respuestas como “tanto como ambas partes permanezcamos satisfechas”, y añadir que esperas que sea a largo plazo si así lo deseas.

¿Dónde te ves en 5 años?

Si en el CV incluiste párrafo de presentación con tus objetivos profesionales, es un buen momento para decirlos y además añadir nuevos que vayan en línea a los primeros. Si no es tu caso, demuestra que tienes visión de futuro pero intenta no ser muy concreto en tu descripción, no te encasilles en un puesto específico.

¿Cuál dirías que es tu filosofía de trabajo?

Da una respuesta corta y positiva acerca de alguno de los valores básicos que pones en práctica en el lugar de trabajo y que consideres imprescindible tanto para el cumplimiento tanto de tus objetivos profesionales como de los de la organización.

¿Estarías dispuesto a sacrificar parte de tu tiempo libre o incluso a cambiar de ciudad por tu trabajo?

Se espera que demuestres que estarás dispuesto a realizar ciertos sacrificios por tu puesto de trabajo, directamente proporcionales a la responsabilidad que éste requiera. La sinceridad en cuanto a cambios de domicilio te evitará posibles inconvenientes en el futuro. Recuerda que la disponibilidad es un punto muy valorado.

 

Leer la 1ª Parte, con las preguntas relativas a “cómo es el candidato”;

Leer la 2ª Parte, o en las que buscan información sobre la experiencia en trabajos anteriores del candidato

Las preguntas más usadas por los entrevistadores: ¿cómo afrontarlas con éxito? (2ª Parte)

En este segundo post sobre las preguntas más usadas por los entrevistadores (leer 1ª Parte), vamos a centrarnos en aquellas que buscan información sobre la experiencia en trabajos anteriores del candidato.

¿Qué piensas de la última empresa para la que trabajaste?

Subraya los puntos positivos de tu experiencia en la anterior empresa en la que estuviste trabajando y evita comentarios negativos. Recuerda que todo siempre tiene su parte positiva, el entrevistador valorará tu capacidad para extraerla.

¿Por qué dejaste tu anterior trabajo?

De nuevo, evita decir cosas negativas de éste. Puedes decir que “estás en busca de nuevas oportunidades” o que te interesa un puesto o empresa que se adecúe al perfil para el cual estás siendo entrevistado.

¿Qué dicen de ti las personas con las que has trabajado?

Enumera alguno de los elogios que te hayan dicho por tu trabajo. No solo por la calidad, sino por ajustarte a los tiempos o a los requerimientos específicos.

¿Cuál diría tu anterior jefe que es tu mayor fortaleza?

Menciona aquello que crees que tu jefe destacaría de ti. Es un buen momento para hablar de carta de recomendación si la tienes, y de las cualidades que tu jefe destacó de ti. Intenta poner algún ejemplo para demostrar por qué tu jefe subraya ciertas cualidades de tu persona.

En caso de haber estado desempleado: ¿por qué has estado desempleado durante este tiempo?

Contesta a esta pregunta mostrando que durante tu tiempo libre has estado haciendo cosas de provecho relacionadas con el puesto, como por ejemplo,  realizando algún curso específico o de idiomas.

 

Las preguntas más usadas por los entrevistadores: ¿cómo afrontarlas con éxito? (1ª Parte)

Los que a lo largo de su vida se han enfrentado a varias entrevistas de selección, saben que, hay preguntas que los entrevistadores suelen usar para comparar perfiles y encontrar al mejor candidato. Para abordar este tema, hemos creado tres posts con el objetivo de enumerar algunas de estas preguntas clásicas de las que hacen uso los entrevistadores, así como aportar claves para afrontarlas con éxito.

En este primer post analizaremos las preguntas relativas a “cómo es el candidato”.

¿Cuáles son tus debilidades?

Nuestro consejo es que no comiences a enumerar atropelladamente un montón de debilidades tuyas. Mantén la compostura y selecciona únicamente un par de ellas, que además, sean fácilmente convertibles en cualidades positivamente valoradas en el puesto de trabajo para el cual estás siendo entrevistado.

¿Cuáles son tus fortalezas?

Este es el momento perfecto para decirle al entrevistador qué te diferencia de los demás. Aprovecha al máximo la fuerza de esta pregunta resaltando cuatro o cinco cualidades positivas que sean ideales para este puesto de trabajo.

¿Te consideras una persona de éxitos?

Indudablemente se espera que digas un sí rotundo. Tener éxito no significa tener el control de todo. Aprovecha este momento para contar alguno de tus mayores logros tanto a nivel educativo como a nivel profesional.

¿Por qué crees que eres el mejor candidato?

Aquí, el entrevistador no te está preguntando de nuevo por tus fortalezas y aunque también es un buen momento para recalcarlas, no olvides comenzar con las ventajas que tiene tu formación para este puesto específico. Asimismo, te recomendamos te muestres entusiasta en tu respuesta haciendo ver al entrevistador que realmente quieres conseguir el puesto. Un entusiasmo comedido es siempre bien valorado. Por otro lado, evita comparar tu perfil con el de otros candidatos, y concéntrate en sacar lo mejor del tuyo.

¿Qué sabes de esta compañía?

Antes de ir a la entrevista, haz los deberes; investiga un poco en la página web de la empresa sobre temas generales –qué hace, cuál es su cifra de negocio o en qué países opera- así como sobre temas más específicos directamente relacionados con tu puesto de trabajo. Al fin y al cabo, el entrevistador quiere saber por qué quieres trabajar en esta compañía. Demuéstrale que lo tienes claro.